¿Sabía usted que dormir y exponerse a la luz solar están íntimamente relacionados para mantener una adecuada salud?

 

bazoSe conoce que los rayos del sol son indispensables para la vida,  ayudan a que nuestro cuerpo produzca vitamina D (la cual ayuda a nuestros huesos y dientes) ayuda a metabolizar mejor el colesterol, disminuye la presión sanguínea ya que el sol es un vasodilatador muy efectivo que aumenta la circulación de la sangre, mejora la calidad del sueño, ayuda a mejorar el estado de ánimo.

Pero detrás de  este suceso físico una persona clarividente puede  observar que todo este beneficio va más allá de una explicación fisiológica y metabólica, puede ver  que la fuerza vital del sol que nos rodea es como un fluido incoloro, la cual es absorbida por  el cuerpo vital por medio de la contraparte entérica del bazo.

Por medio delespecializa la energía solar incolora que compenetra el espacio, y por medio de un extraño proceso químico la transforma en fluido vital de un hermoso color rosa pálido y circula por los nervios a través de todo el cuerpo denso.

Durante la salud, el cuerpo vital especializa una superabundancia de fuerza vital, la que, después de pasar por el cuerpo denso, irradia en líneas rectas en todas las direcciones,  expulsando a los gérmenes y microbios.

Cuando el cuerpo vital se ha enfermado, cuando la fuerza vital es débil,  esas emanaciones no eliminan tan fácilmente los gérmenes nocivos.

Por lo tanto, el peligro de contraer una enfermedad es mucho mayor cuando las fuerzas vitales son escasa, que cuando se está en robusta salud.

En el estado de vigilia hay una guerra constante entre el cuerpo vital y el cuerpo de deseos.  Los deseos e impulsos del cuerpo de deseos están golpeando constantemente el cuerpo denso, incitándole a la acción para gratificar el deseo, sin tener para nada en cuenta los daños  que pueden producirse en el cuerpo.

Por otra parte el cuerpo vital, no tiene más interés que reservar del vehículo denso, siempre está tratando de conservar las energías almacenadas en el cuerpo denso. Está trabajando constantemente para reconstruir los tejidos orgánicos destruidos bajo el poderoso impulso del cuerpo de deseos

A pesar de todos los esfuerzos el cuerpo vital va perdiendo terreno lentamente conforme trascurre el día acumulándose los venenos en el los tejidos destruidos, los que impiden la circulación del fluido vital, y sus movimientos se hacen más y más pesados, En consecuencia el cuerpo denso muestra signos de agotamiento. Por último, el cuerpo vital se paraliza, el fluido vital cesa de circular por  los nervios en cantidad suficiente como para mantener el peso del cuerpo denso y este se torna inconsciente y por lo tanto inapropiado para ser empelado por el Espíritu, Entonces el cuerpo estar dormido.

El sueño no es un estado inactivo porque si lo fuera no se produciría la menor diferencia en la sensación que experimentamos por la mañana si no existiría el restablecimiento causado por el sueño.

El ego se retira a su morada todas las noches, tiene q abajar para poner a su cuerpo en condiciones de volverlo a utilizar. Esta es la actividad que elimina las toxinas del cuerpo, dando por resultado que por la mañana, al despertar el cuerpo se encuentre fresco y descansado.

Desgraciadamente con la vida moderna cada vez son más el número de personas que duermen menos, trayendo grandes consecuencias como estrés, ansiedad, cansancio durante día, somnolencia, poca capacidad para concentrarse, lentitud de respuesta, falta de reflejos, disminución del sistema patológico, prevalencia de Diabetes tipo II y obesidad.

Y sobre todo entorpeciendo el fabuloso trabajo que desempeña nuestro cuerpo vital.

¿Cómo podemos mejorar nuestro sueño?

Disminuyendo las distracciones modernas como la tele, internet, música, video juegos (que estimulan al sistema nervioso)

  • Realizar ejercicio
  • Tener ideas optimistas
  • Tener un entorno adecuado (estar cómodos, estar abrigados , no ingerir una alimentación muy pesada en la noche, dormir con la luz apagada ya que promueve la hormona melatonina que ayuda a el sueño),
  • Si una persona tiene problemas cardiacos, o respiratorios, recibir un tratamiento oportuno, etc.

Es por todo esto que el sueño nos llena de energía, favorece a la reparación de los tejidos, memoria, y aprendizaje y  que la luz solar afecta a múltiples procesos biológicos e influye sobre todo en los sistemas endocrinos e inmunológico y que juntos trabajan para mantener nuestro cuerpo sano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *